El consumo de nuestros productos elaborados con algunos de los mejores cacaos del mundo puede producir reacciones inesperadas en el estado de ánimo, como el síndrome de la alegría inmensa o un humor excelente. En dosis altas suelen presentarse episodios de júbilo, ganas de comunicarse o una simpatía exasperante.

Shop online